Neuromarketing en la vida diaria

Hoy en día, las marcas han adquirido mayor conciencia sobre la importancia de conocer a los consumidores, para poder ofrecerles lo que estos demandan, pero, ¿qué pasa cuando el 90% de las decisiones que toman los consumidores lo hacen basados en motivaciones metaconcientes?[1]

Las marcas demandan estudios precisos y completos, usando el neuromarketing como herramienta principal para conocer las metas, emociones, motivaciones etcétera, de los consumidores, con la finalidad de poder predecir las decisiones y el comportamiento de los mismos, y aplicarlo al marketing tradicional.

En nuestro día a día, solemos encontrarnos con diferentes tipos de neuromarketing, que aparentemente no notamos, pero basta con detenernos un poco a analizar el entorno para percibirlos.

  • Este sentido es muy poderoso al momento de realizar una compra, debido a que los olores permanecen por más tiempo en la mente de los consumidores que cualquier otro estimulo; y a pesar de que la mayoría de las marcas que usan este tipo de persuasión, están relacionadas con alimentos o fragancias, podemos encontrar un claro ejemplo en los bancos. Así es, los bancos usan fragancias refrescantes para reforzar su imagen, con la finalidad de hacer sentir a sus clientes, seguros y cómodos, además de que les proporciona un perfil más elegante.
  • La música y los sonidos son una gran herramienta del Neuromarketing, debido a que estos estimulan las regiones cerebrales encargadas de recibir emociones, es por eso que las marcas usan los sonidos para transmitir diversos mensajes. Por ejemplo, los jingles pegajosos, en los comerciales de televisión.

Los establecimientos son una muestra clara de lo ya mencionado, debido a que usan cierto tipo de música para atraer a un nicho especifico, y que éste se sienta identificado; otro claro ejemplo es el de los supermercados, que al usar música tranquila, inducen al consumidor a quedarse más tiempo en la tienda y que compre más; por el contrario algunos restaurantes usan música activa para inducir a los comensales a terminar con mayor rapidez sus alimentos.

Imagen 1

 Localización. ¿Alguna vez se han preguntado por qué los productos imprescindibles se encuentran al final de los supermercados? Las tiendas realizan este tipo de acciones, ya que entre más sea la distancia que tiene que recorrer el consumidor, mayores son las probabilidades de que compre otro tipo de productos, que no tenía pensado llevar. De la misma forma, algunas tiendas deciden posicionar en los anaqueles, los productos más caros a la altura de los ojos, con el fin de que sea lo primero que observe el consumidor, mientras que los más baratos se encuentran en la parte superior o es necesario agacharse para escogerlos.

@38Consumer

[1] Néstor Braidot, experto en neuromarketing.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s